Descubriendo los sabores divinos: acompáñanos en La Ruta del Vino en el Camino de Santiago. Una manera diferente de disfrutar de las etapas y tramos en tu camino, degustando los platos tradicionales con una copa de vino.

El Camino de Santiago, un camino ancestral y espiritual que ha atraído a peregrinos de todo el mundo durante siglos, ofrece una experiencia culinaria única. A lo largo de esta ruta sagrada, se pueden descubrir los vinos excepcionales que se producen en las regiones vinícolas que atraviesa. En este artículo, te invitamos a explorar la Ruta del Vino en el Camino de Santiago, donde los placeres del vino se entrelazan con la magia del viaje.

ruta del vino

Navarra: Un inicio prometedor

Nuestro viaje comienza en Navarra, tierra de encanto y tradición vitivinícola. Aquí, los peregrinos pueden deleitarse con los vinos tintos y blancos elaborados con variedades autóctonas como el Garnacha y el Tempranillo. Recorrer los viñedos de Olite, visitar la histórica población de Puente la Reina y disfrutar de la hospitalidad de los viticultores locales es una experiencia enriquecedora que combina la pasión por el vino con la belleza del paisaje navarro.

Siguiendo la ruta del vino del Camino de Santiago desde Navarra hasta La Rioja, atraviesas varias poblaciones que son conocidas por su tradición vinícola. A continuación, te menciono algunas de estas poblaciones que puedes encontrar en el camino:

Puente la Reina

Esta hermosa localidad navarra es uno de los puntos de inicio del Camino de Santiago y es conocida por su histórico puente románico sobre el río Arga. Aquí puedes disfrutar de los vinos navarros y empaparte de la atmósfera del Camino.

Estella-Lizarra

Ubicada en el corazón de Navarra, Estella-Lizarra es una ciudad histórica llena de encanto. Aquí puedes explorar sus calles medievales y visitar bodegas para degustar los vinos locales.

Los Arcos

Este pequeño pueblo navarro es famoso por su impresionante arquitectura medieval, como la iglesia de Santa María y el Palacio de los Reyes de Navarra. Aquí también encontrarás opciones para disfrutar de los vinos de la región.

Logroño

La capital de La Rioja, Logroño, es un punto clave en la ruta del vino del Camino de Santiago. Esta ciudad ofrece una amplia variedad de bodegas y tabernas donde puedes degustar los renombrados vinos riojanos, además de una animada vida nocturna y una rica oferta gastronómica. A tan solo 5 km de Logroño puedes visitar las Bodegas Campo Viejo y comprar vinos o conocer añadas como el vino Campo Viejo Rioja Reserva 1966.

Campo Viejo Rioja

Estas son solo algunas de las poblaciones que encontrarás en el camino desde Navarra a La Rioja. A medida que avanzas en la ruta del vino del Camino de Santiago, descubrirás más localidades encantadoras y viñedos donde podrás disfrutar de los vinos y la cultura vinícola de la región.

La Rioja: Un deleite para los sentidos

Continuando nuestro camino, llegamos a la famosa región vinícola de La Rioja. Aquí, los peregrinos pueden adentrarse en el corazón de la enología española. Desde la pintoresca ciudad de Logroño hasta las bodegas de Haro, se puede aprender sobre los procesos de elaboración del vino y saborear algunos de los mejores tintos y blancos del país. La Rioja es un paraíso para los amantes del vino, donde la rica historia se mezcla con el arte de la vinificación.

Ribeira Sacra: Paisajes mágicos y vinos sorprendentes

Avanzando en nuestro viaje, nos sumergimos en la región de Ribeira Sacra, un lugar de una belleza extraordinaria. Aquí, los viñedos se aferran a las empinadas laderas que descienden hacia los impresionantes cañones del río Sil y del Miño. Las poblaciones de Monforte de Lemos y Chantada nos reciben con sus tradiciones vitivinícolas centenarias. Los vinos de Ribeira Sacra, elaborados con las uvas Mencía y Godello, poseen una personalidad única que captura la esencia de este terroir excepcional. Degustar estos vinos en los miradores panorámicos de la región es una experiencia inolvidable.

Rías Baixas: El frescor del Atlántico en cada copa

Finalmente, llegamos a la costa atlántica de Galicia, a la región vinícola de Rías Baixas. Aquí, las poblaciones de Cambados y Vilagarcía de Arousa nos dan la bienvenida. Las uvas Albariño, acariciadas por la brisa marina, producen vinos blancos frescos y vivaces. Las bodegas modernas y tradicionales nos invitan a descubrir sus secretos vinícolas, mientras que la gastronomía local, con sus mariscos y pescados, se convierte en el compañero perfecto para los vinos blancos de la región. Explorar los viñedos junto a la costa, disfrutar de catas maridajes y pasear por las encantadoras localidades costeras de Rías Baixas es una experiencia que despierta los sentidos y deja recuerdos duraderos.

Espero que hayas disfrutado igual que nosotros y te invitamos a probar otras rutas como el camino ingles o la ruta de los faros.